transparent



toptext 1

 englishtransparent fb2 twitter2 youtube2

quick escape

Presenciando la Violencia Doméstica

¿Cómo sabes si los niños están presenciando situaciones de violencia en el hogar?

Los niños y los adolescentes necesitan que sus padres les brinden un hogar seguro y cariñoso en el cual puedan desarrollarse, aprender y jugar. Sin embargo, cuando un niño ve, escucha o sabe que uno de los padres lastima al otro, se pone en peligro la seguridad que normalmente se encuentra en el hogar. A menudo los padres creen que los hijos no se enteran de las situaciones de abuso y de violencia que ocurren. Pero los niños están más conscientes sobre lo que sucede de lo que nosotros pensamos. Puede que escuchen o vean la situación atemorizante cuando sucede. Otras veces saben que algo malo ocurrió porque ven la preocupación reflejada en el rostro del padre, las lesiones en su cuerpo, las cosas revueltas o rotas en la casa.

Algunas de las formas en las que una persona hace daño a su pareja incluyen:

  • Falta de respeto: Interrumpe. Cambia de tema. No escucha ni responde. Tergiversa las palabras. Es humillante delante de otras personas. Hace comentarios negativos sobre los familiares o amigos de la persona.
  • Abuso de confianza: Miente, oculta información. Es infiel. Es excesivamente celoso.
  • No cumplir con las promesas: No cumple con lo que se ha acordado. No acepta una cuota justa de responsabilidad. Se rehúsa a colaborar en el cuidado de los niños o en las tareas del hogar.
  • Control económico: Interfiere con el trabajo o no deja que la persona trabaje. Se niega a dar dinero o a aceptar el dinero de la otra persona. Se lleva las llaves del auto o evita que la persona use el auto. Amenaza con denunciar a la persona ante el despacho de asistencia social u otra agencia de servicio social.
  • Intimidación: Atemoriza a la pareja usando miradas, acciones, destrozando cosas, lastimando a las mascotas. Usa a los niños para lastimar o controlar el comportamiento de la pareja.
  • Minimizar, negar y culpar: Se toma a la ligera el comportamiento abusivo y no toma en serio las inquietudes de la víctima al respecto. Dice que el maltrato no sucedió. Transfiere la responsabilidad por el comportamiento abusivo.
  • Ausencia emocional: No expresa sentimientos. No brinda apoyo ni atención. No respeta los sentimientos, los derechos ni las opiniones.
  • Comportamiento autodestructivo: Abuso de drogas o de alcohol. Amenazas de suicidio u otras formas de autoagresión. Decir o hacer deliberadamente cosas que tengan consecuencias negativas (por ej.: reprender al jefe).
  • Aislamiento: Impide o dificulta que frecuenten a familiares o amigos. Controla las llamadas telefónicas. Decirle a la persona donde puede o no ir.
  • Hostigamiento: Realiza visitas o llamadas inesperadas. Sigue a la persona. Investiga dónde está o qué hace. Avergüenza públicamente a la persona. Se niega a marcharse cuando se le pide.
FacebookTwitterGoogle BookmarksLinkedinPinterest
Pin It